Hablar de maridaje está de moda pero… ¿qué significa “maridar”? Pues básicamente crear un equilibrio perfecto entre comida y bebida. Conseguir que el plato y la copa se complementen perfectamente y que, como en todo buen matrimonio, se ayuden a destacar, se realcen y saquen lo mejor el uno del otro.

Los vinos rosados son ligeros por naturaleza. Eso hace que su maridaje sea bastante más sencillo de los que muchos creen. El encanto de los rosados reside en sus sutiles aromas, en sus suaves colores y en su sabor fino y elegante. Debido a estas características marisco y rosado maridan a la perfección.

Así que ya lo sabes, prueba a brindar con una pata de centollo y te centellearán hasta los ojos ¡Sublime!

Utilizamos cookies propias y de terceros analíticas para la elaboración de perfiles basados en hábitos de navegación del usuario, para ofrecerle contenido multimedia y funciones de redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close