Top Menu

Informe de Vendimia 2017 por Adriana Ochoa

Por Beatriz

Publicado en

“Ha sido una añada de enólogo y de terruño”

 
La cosecha 2017 ha sido un año de mucho contraste. Nos hemos encontrado con mucho calor y sequía, ante lo que hemos reaccionado con riego. Pero también ha sido un año de mucho frío y lluvia, como los 60 litros de precipitaciones que se registraron a finales de agosto, condiciones a las que no estamos acostumbrados, pero donde las cubiertas vegetales han sido esenciales para preservar la calidad

Estas condiciones tan extremas han afectado más a algunas variedades como al Tempranillo o especialmente al Moscatel. Ante esto, en Ochoa hemos optado por producir menos litros y quedarnos solo lo mejor.

Por otro lado, ha habido variedades que han funcionado muy bien, con más azúcar, pero de una calidad impresionante. Estas han sido: Merlot, Cabernet, Garnacha y Graciano. Es especialmente reseñable el Merlot de Finca Montijo que, gracias a que a finales de septiembre volvió a llover se hizo un poco más larga la madurez y está espectacular. Ochoa Finca Montijo, un vino que únicamente elaboramos en las añadas magníficas, este año confiamos que va a salir adelante.

Otro aspecto destacable de esta cosecha ha sido que la selección de levaduras ha resultado esencial para conseguir una gran calidad. En el caso de las levaduras naturales de Bodegas Ochoa, tanto la Kluiveromyces como nuestra Saccharomyces Boulardii han contribuido a equilibrar los vinos de una manera natural.
 
Se ha vendimiado alrededor de un 10% menos y ha habido menos rendimiento de prensada pero más concentración, lo que ha sido positivo. Esta cosecha 2017 produciremos menos litros pero de gran calidad.

En rasgos generales podemos decir que ha sido una añada de enólogo, en la que era muy importante seleccionar y trabajar en función de la uva sabiendo en todo momento lo que se hacía en bodega. También ha sido una cosecha en la que el terruño (variedad, suelo y clima) ha resultado determinante dando grandes diferencias entre parcelas.

La impresión general es muy buena. Cada vino tiene las características que queríamos conseguir y los estándares de calidad que nos auto exigimos están más que cumplidos.
 
En definitiva, podemos afirmar que ha sido un año difícil pero divertido y, lo más importante, que nos va a dar unos vinos… ¡espectaculares!