El ritmo de vida de hoy hace que muchas veces vayamos corriendo de un lado para otro. Pero la naturaleza tiene su propio reloj y algunas cosas necesitan su tiempo para estar en su mejor momento. Nuestro Ochoa Reserva es una de ellas.

Sin embargo, su nombre no viene determinado por el tiempo que permanece en barrica (un mínimo de 12 meses) o envejeciendo en la botella (como mínimo 24 meses). Tampoco porque ese tiempo hace que se “reserve” durante un periodo mayor en la Bodega. El nombre viene de que para elaborarlo se reservan las mejores uvas. Es por esa razón por la que no todas las Cosechas elaboramos un vino de esta denominación. Solo lo hacemos en las cosechas en las que la calidad de la uva es superior.

Este vino proviene de una exhaustiva selección de uvas en la viña. Después es controlado en barrica y botella dándole el tiempo necesario para convertirse en un Reserva de la mejor calidad.

El Ochoa Reserva es un vino maduro, complejo que mantiene su carácter frutal siendo un vino elegante y sedoso. La crianza se realiza con vinos en rama y después de varios trasiegos, y tras envejecer en barricas de roble americano y de roble francés de 225 litros durante año y medio, permanece embotellado y controlado en bodega hasta que está listo para salir al mundo.